Arbitraje y la Corte Suprema de California: Un rayo de esperanza en Meléndez

En los últimos años, las corporaciones han logrado grandes avances en sus esfuerzos por secuestrar el sistema de justicia estadounidense y obligar a los trabajadores a salir de los tribunales y someterlos al arbitraje obligatorio. Su esperanza es que el arbitraje sea una plataforma tan apilada (y a menudo lo es) que los trabajadores optarán por no intentar hacer valer sus derechos. También esperan que el fenómeno del “jugador reincidente” les dé una ventaja decisiva en cuanto a los resultados. Lamentablemente, ese es el caso con demasiada frecuencia.

Sin embargo, hay indicios de que algunos jueces están comenzando a darse cuenta exactamente de lo que está sucediendo con el arbitraje obligatorio, y qué farsa es.

El 25 de abril de 2019, la Corte Suprema de California emitió una opinión en Meléndez v. Asociados de béisbol de San Francisco, no caso. S245607. El demandante en ese caso, los guardias de seguridad de Oracle Park en San Francisco, afirman que tenían derecho a que se les pagara su salario inmediatamente después de cada estadía en casa de los Giants. Pero la cuestión que llegó a la Corte Suprema de California fue si esas reclamaciones se adelantaron (lo que significa que no podían llevarse a la corte) porque los guardias de seguridad estaban cubiertos por un acuerdo de negociación colectiva (CBA).

La opinión de la Corte Suprema de California fue escrita por el juez Ming Chin, quien generalmente es visto como uno de los miembros más conservadores de la corte. Sin embargo, el juez Chin aplicó una visión muy estrecha de la preferencia, señalando que nada en el convenio colectivo abordaba directamente el problema planteado por las reclamaciones del demandante.

Además, el juez Chin escribió las siguientes palabras:

"Depende de los tribunales estatales, no de un árbitro, interpretar las normas de la legislación laboral estatal aplicables a todos los trabajadores".

Eso no podría ser más cierto. Entre otras cosas, los laudos arbitrales normalmente no se pueden apelar, por lo que ningún juez en funciones los revisa. Y, por lo general, estos premios son secretos, o al menos no están disponibles públicamente, por lo que otros trabajadores no tienen idea de si se descubre que su empleador ha violado la ley.

Estos son solo algunos de los muchos problemas con el arbitraje privado obligatorio de disputas laborales. Esperemos que las palabras del juez Chin sean retomadas por otros juristas mientras continúa la lucha contra el arbitraje.

Si tiene problemas en su lugar de trabajo y desea hablar con un abogado laboral con experiencia, no dude en ponerse en contacto con Hunter Pyle Law y hacer uso de nuestro proceso de admisión gratuito y confidencial. Puede comunicarse con nosotros al (510) 444-4400 o en inquire@hunterpylelaw.com.